LA NOVELA DE, EXTRAÑOS EN UN TREN, @ANAGRAMAEDITOR , @EXTRANOSENTREN

HS

EN OTRO LUGAR, LABUINCHU HATI.
.:

   LA NOVELA DE, EXTRAÑOS EN UN TREN

:.

       Probablemente, si una novela puede describir a su propio autor ésa es, Extraños en un tren, el primer libro de la escritora Patricia Highsmith publicado en 1950 y que doce meses más tarde sería adaptada al cine por el director Alfred Hitchcock; a continuación, abordaremos esta obra, para conocer a fondo, lo que da origen a la puesta en escena que lleva el mismo título y que se presenta en el Teatro Wilberto Cantón donde el actor Diego de Erice interpreta a, Myers, uh.

.:.

       Iracundo desde su comienzo, si fuera un aroma desprendería el olor a odio, así, es una obra emblemática de su tiempo, por el tren y el cigarrillo pero especialmente que se enfoca en una clase determinada, el dinero, al mismo tiempo, los destellos de costumbres mezclados con dicha burguesía, De qué te va a servir Platón cuando veas a la mujer de la que te quieres divorciar, es decir, al ser que más odias en este mundo.

PATRICIA HIGHSMITH

       Cuestionamiento que surge a medio viaje cuando se disponía a leer un libro, increíble imagen utilizada en una misma novela, y que da paso a la burla de sus costumbres, Sí, yo estoy en el vagón contiguo, la suite número tres, mientras el arquitecto Guy Haines piensa si es mejor ir al vagón restaurante para que no lo interrumpan y cuando bebe piensa en su amantem Anne, que es como el whisky escocés, dorado, lleno de luz, hecho con cuidadoso arte.

       Por su parte, Bruno habla de él y de su madre, haraganean juntos y juegan golf y van a fiestas, y su padre aún le paga sus cuentas.

        La imagen de gente bien, hijo y madre, que usa mucho maquillaje, y que se mezclan con personas de dudosa reputación, así, Bruno estudió en Harvard y lo echaron en el segundo año, y que se considera un golfo.

        Guy Haines solo mantenía en mente a Anne y terminar toda relación con Miriam; Bruno de 25 años pensaba en los imposibles antes de morir, como llegar a la luna, ganar una carrera o realizar un gran robo y darle gracias a Dios porque no le descubrieron en su atraco.

       El tema de las mujeres estadounidenses es curioso, las sureñas suelen ser bonitas pero estúpidas; por otra parte, el aburrimiento de los ricos y las costumbres no explícitas pero conocidas por ejemplo por Guy Haines, la gente es hipócrita.

       Así, el matrimonio era parte de esta trama, negocios en vez de amor, American Way of life, aunque la autora lo define más como unos imbéciles que buscan casarse sin saber más de la vida.
Myers es el arquitecto con quien comparte Haines su estudio en Nueva York, y en la adaptación teatral es el papel que representa Diego de Erice, aparece brevemente en una mención en la primera parte del libro.

        Así contunúa una charla entre whisky escocés y un Bruno que indaga la vida de Haines y lo hace sentirse mediocre, tan docto como arquitecto y una basura en su matrimonio, sin duda, cosecha de la escritora, al usar potentes emociones que destruyen por dentro a ese personaje dual, que ahora tiene hasco de sí mismo por haber amado a la mujer de quien se va a divorciar.

       Igualmente es un libro desde la óptica estadounidense que relaciona la unión entre México y Estados Unidos por medio de los viajes que hace el arquitecto Haines a suelo mexicano, donde compra periódicos y al tratar de comprender el idioma castellano, diferente a su natal inglés, descubre dificultades que posteriormente va a enlazar con una fea habitación en la que se encontraba en su viaje y momento en que recibe una llamada de su amada Anne donde le anuncian que llegó un telegrama que habla de que su Miriam su odiada esposa ha abortado.

       Bruno, por su parte, igualmente en una realidad enfermiza solía tener vacaciones de pesadilla entre saber de las amantes de su padre y que conocer si su madre ya se había enterado; por tal motivo, su personalidad le impedia sentir temor ante la muerte y por ello una vez condujo un coche de carreras con los ojos vendados en una recta donde mantuvo el acelerador a fondo.

       El tema usado por la autora es revelador, el aburrimiento, de un chico veinteañero como Bruno, que al no tener nada más importante que hacer en su vida pensab en darle un final cruel a su vida a través de un suicidio o por medio de un acto de, coraje desesperado, como lo llamó la escritora, y por tal razón, suicidarse lo avergonzaba pues era una escapatoria y algo previsible.

       Saludos sutiles dignos de una clase específica, un Hola airado similar al de una orden para evadir de inmediato a quien se saluda; el golfo hijo de la esposa, un alcohólico neurótico, que en el capítulo 13 asesina a la aún esposa del arquitecto al extrangularla con las manos en un parque de diversiones de Texas, el Lake Metcalf.

       En la Ciudad de México Guy Hanes se entera del asesinato, increíble, lo cumplió Bruno, pero no sabe que fue él y solo lo piensa, al mismo tiempo comparte ideas sobre si fue su presunto amante; la escritora nuevamente recurre a su conocimiento sobre lo mexicano pues Haines leé en El Gráfico historias recurrentes mostradas en primera plana de un sujeto que mató a su amante con un cuchillo, y poco después, aromatiza la trama, El olor a tabac mexicano, débil, amargo, nauseabundo, todo esto, en el contexto de que han matado a Miriam.

      La relación entre la asesinada y el ahora viudo pareciera por momentos una muestra narrativa de Patricia Highsmith, la razón es la siguiente, el nombre completo de la difunda es, Miriam Joyce Haines, y el de la amante del arquitecto, Anne Faulkner, así la escritora tal vez juega con otros autores de gran renombre en la literatura angloparlante reciente de su tiempo, William Faulkner y James Joyce y en automático los vuelve piezas centrales al situarlos en los apellidos de quienes rodean la historia, Miriam como esposa con quien busca terminar y Anne como la mujer con la que quiere volverse a casar.

       Así, a mitad de la historia, si pensamos como infantes, podríamos decir resect de Bruno, únicamente lo siguiente, es un hombre soltero, odia a su padre porque engaña a su madre, es alcohólico, no trabaja, es neurótico, pero la escritora hasta ese momento nunca describe literalmente a él le gustan los hombres, y, lo que sí dice es, Samuel Bruno, el papá de Bruno, es el más claro ejemplo de lo peor que produce Estados Unidos, procede de una familia de campesinos húngaros de clase inferir, escasamente mejores que los animales quien se buscó a una esposa de buena familia, llevado por su acostumbrada codicia.

       La madre de Bruno sabe de las infidelidades de su esposo y las tolera, por tal motivo Bruno quiere matar a su padre, pero no lo puede hacer por culpa de, Gerard, el detective privado de su papá; por eso, envió cartas a Huy Haines con la dirección y ruta hacia su casa, donde vive Bruno con sus padres para que realizara el asesinato.

       La carta, el mapa, la pistola hacían pensar en los accesorios para una obra de teatro; así, Myers aparecerá por momentos, justo cuando Guy Haines es presionado por Bruno para que por fin mate Samuel Bruno, Myers es socio de Haines y lo apoyará en un momento difícil, pero la escritora enfatiza desde su visión sumamente negativa, Myers desde la óptica de Haines tiene un rostro vacío, sin problemas y su banalidad de tipo pagado de sí mismo, y por tal Haines rechaza su ayuda.

        El asesinato perfecto sucedió gracias a las instrucciones precisas que Bruno le dio a Haines; así, Gerard el detective personal del ahora difunto Samuel Bruno investigaría el caso hsta el cansancio pero el investigador privado no contaba con prueba alguna, asimismo, la apariencia de Gerard, hacia que Bruno creyera que no era un buen detective.

       La historia de este asesinato se convertiría en la presencia del detective y a través de este episodio se recreaba una nueva verdad, pero antes de ello, se develaban los vicios de quienes estaban involucrados directa o indirectamente en el crimen, todo ello tras la investigación de Gerard.

        Y un tema fundamental, por su momento, los periódicos, que dan cuenta de lo que pasa en la vida cotidiana y transcurrido un tiempo han dejado de mencionar el caso; o bien, de un lado más humano que social, el tema de amor y odio, mostrados por el recuerdo de Miriam en Haines se hace presente como una una dualidad dentro del corazón de cada persona, pero vistos como una potencia cada una separada de la otra, esto, parte del juego sicológico de una novela de suspenso.

        Dios y el diablo igualmente presentes junto a una relación de de átomo, materia y energía, entre locura y genio; posteriormente, la tercera parte del libro se convierte en la resaca de lo que comenzó desde el estrangulamiento de Miriam y que retomará nuevmente fuerza luego de que Gerard detectara por medio de la cuenta bancaria de Bruno pagos que implicaban encuentros con el famoso arquitecto Guy Haines, así, el investigador llama a Haines y se presenta, Confidential Detective Bureau, para concertar una cita por lo que la relación entre Bruno y Haines se volverá más cercana y en ella habrá discusiones que no pasarán a mayores.

       En este momento, si el lector que ha escuchado críticas del libro, y trata de conocer en donde está escrita la homosexualidad de Bruno, no encontrara más allá de una ligera descripción a través de Haines, quien considera a Bruno como una persona insensible al dolor o a morir, es decir, por ejemplo, el autor de este artículo si no lee una crítica sobre la presunta homosexualidad de Bruno, y termina el libro, jamás expresaría que este personaje fuera gay, pues todo va más ligado a un tabú sicológico según las críticas, por tal motivo pensemos en el niño o la niña que lean una historia no explícita más allá de lo que sí es descrito.

      Lo que queda claro por parte de Bruno es que en el vagón de tren cuando platicaba con Guy Haines es que, lo miraba fijamente, actividad realizada al indagar en la vida de Haines; asimismo, existe la búsqueda de una prostituta por parte de Bruno cuando se encontraba en un taxi.

       Tal parece que el libro, Extraños en un tren, de Patricia Highsmith, muestra más lo que se dice sobre algo, es decir, ocurre lo siguiente, la novela fue publicada en 1950 y apenas doce meses desués, en 1951, ya había sido adaptada al cine, aquí tenemos que es un libro de 900 páginas, no es una autora famosa pues fue su primera obra publicada, y es un libro de fácil lectura aun cuando trata acerca de dos asesinatos, entonces, dentro de esta novela hubo más un asunto de proyección para una autora en inicio y para una nueva obra de Hitchcook, por tal motivo es más un genio de la escritora al ser ella la autora y un acierto del famoso director de cine de suspenso al darse cuenta de ello.

       La infidelidad del papá de Bruno frente al enamoramiento de Haines y Anne, por qué no se fija en otra mujer el arquitecto, la razón, si la hay, la dice la propia historia, Haines piensa que Anne es realmente hermosa.

       Patricia Highsmith introduce conceptos sicoanalíticos en situaciones de la vida real, a través de describir las pesadillas recurrentes en Haines o Bruno, es decir, los sueños el inconsciente, o la cuestión del amor no perdurable según los sicólogos; Es sobe tu amigo Guy Haines, el que salía en tu sueño de hace un instante, no.

       La novela es un manual de maestría en periodismo, no seamos presuntuosos, pero el genio de la autora muestra a través de Gerard la habilidad para investigar aun cuando haya una simple idea de que no pasa nada, La policía jamás había demostrado la menor inclinación a cooperar con Gerard, pero a pesar de los impedimentos que colocaba en su camino, Gerard, durante la última década, había resuelto un número impresionante de casos en los que la policía había andado completamente despistada, Capítulo 43.

       Verderamene, fue difícil localizar al taxista, tuvimos que seguirle la pista hasta Seattle, nada menos, pero una vez dimos con él, no hizo falta apretarle los tornillos para refescarle la memoria, la gente no olvida fácilmente a un joven como Charles Bruno.

       Siéntate, Gerard, o te va a dar un ataque al corazón; No lo comprendes, porque no conocías ni conoces la personalidad de Charles, no te interesó el hecho de que pasa la mayor parte de su tiempo al planear crímenes perfectos de diversas clases.

        De la propia investigación del ahora ex detective privado del difunto Samuel Bruno es que surge el otra descripción sobre la presunta homosexualidad de Bruno, dice, Charles odia a las mujeres, pero aquí la construcción del personaje descrito por la escritora Patricia Highsmith le faltó que odiara a su madre, pues a quien aborrecía es a su padre, por eso planea el asesinato con Haines.

       La escena de acción del carrusel en la película de Hitchcock es en el libro el suicidio de Bruno que se avienta desde el velero llamado, India, a las frías aguas del mar cerca Long Island, Nueva York durante un invierno luego de que se enteraran que las investigaciones policiacas habían concluído, Gerard había desistido de indagar.

       Finalmente Gerard regresaría, había jugado con la culpabilidad que Guy Haines tenía dentro de sí y que terminó por ser insostenible con el paso de algunos meses.

       Si a un niño o niña le dicen que lea este libro y luego le preguntan de qué trata, nunca va a decir que de homosexualidad, pues no hay elementos sostenibles, como el propio libro lo indica, que determinen que Bruno es gay; a juicio del autor del presente artículo, es una historia más ligada a un crimen en un clase aristócrata, con dos personajes centrales muy jovenes, ambos son venteañeros y por ello inmaduros, en el caso de Bruno es un alcohólico sin oficio y en Haines, se casó y fracasó su matrimonio, pero le fue bien en los negocios.

        Sin embargo, todo indica más a que Patricia Highsmith, la autora del libro, Extraños en un tren, en la vida real era lesbiana, y eso qué, pues, hizo que tomara mayor peso su homosexualidad o su alcoholismo sobre su obra, pero eso no es lo importante, sino el momento en que lo hizo, donde el hecho de nacer fuera de matrimonio ya era moralmente malo, así, ser lesbiana, era más malo todavía; hemos agregado un par de vínculos, uno es el libro completo en PDF y otro es un artículo del periódico El País, este último donde habla de su personalidad, de su homosexualidad y de su gusto por la lectura desde que tenía 48 meses de edad, publicada en enero 8, 2011.

       Quizá Bruno ni siquiera haya sido más que un asesino reprimido o un holgazán y la sociedad le puso lo demás.

       De esta manera concluímos, nuestro especial de la puesta en escena de Extraños en un tren, en esta ocasión, al conocer sobre el libro que le da vida a esta obra de teatro, donde actúa Diego de Erice como Myers.

      Asimismo, si se busca en la red sobre, Extraño en un tren, se encontrará recurrente la mención de Alfred Hitchcock y la homoexualidad, pero, con base en la lectura del libro que acabamos de realizar, en qué parte del libro está escrito que Bruno es gay.

.:.

Sobre Patricia Highsmith en El País, 

http://elpais.com/diario/2011/01/08/babelia/1294449159_850215.html

El libro, Extraños en un tren, PDF, 

https://ferrusca.files.wordpress.com/2015/01/extranos-en-un-tren-patricia-highsmith.pdf

 

.:.

.:.

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s