EL LADO OSCURO DE JULIO SCHERER

cerca-5094

EN OTRO LUGAR, LABUURUUDUUN HATI.
.:

   EL LADO OSCURO DE JULIO SCHERER

:.

       Corrían los momentos de gloria de México, un auténtico cambio se vivió en nuestro país a tal grado que hasta vocero presidencial con fama de super estrella había, su nombre, Rubén Aguilar y la famosa frase, lo que Vicente Fox quiso decir.

       Ese hecho representó el auge en muchos periodistas pues su momento había llegado, lo que esperaron durante décadas ahora sí lo podrían sacar sin necesidad de ser censurados, despedidos o mordidos en su esfera de valor de expresión.

       En el futbol, ha habido casos excepcionales de deportistas retirados o en su etapa última y que en nuevos equipos o en ligas de un rango dferente pero con muchos recursos suelen invitar a las estrellas en su etapa final como deportistas, por ejemplo la MLS, Major League Soccer de los Estados Unidos con innumerables casos como Kaká, Thierry Henry o el mismísimo ex galáctico, David Beckham.

       En México, un periodista vivió una historia similar pues su era de gloria fue en los 70s y posteriormente en los 80s y hasta 1996 que durante ese lapso fue director de la revista Proceso, la misma que él fundo cuando fue despedido del Excélsior en 1976.

        Hablar de Scherer era sinónimo innegable de hablar de un solo régimen, el priísmo, y su salida de la máxima dirección del periodismo mexicano, por escuela, pues la revista Proceso es un semanario humilde pero donde estuvieron muchos grandes, Carlos Monsiváis, Miguel Ángel Granados Chapa, Vicente Leñero, se debe interpretar como lo que en los hechos sucedió tiempo después del 96; en el 2000, Ya ganamos.

       Pero la historia fue otra, misma que tal vez el propio Sherer y tanto los colegas como los detractores de periodistas notaron, el espacio que dejó era muy amplio y por tal motivo decidieron, volverlo a la vida, y no hablamos de un platillo marisquero, ni de olor sinaloense, sino literalmete, reintegrarlo al nuevo régimen, el de la familia Fox Sahagún y como ejemplo hay innumerables casos, aquí en PCM tan solo mostramos, uno, el de su hija, María Scherer Ibarra, su lado oscuro.

       Si una sola persona podría estar molesta por la salida del tricolor PRI de Los Pinos, ése era Diego Fernánde de Cevallos, quien a pesar de ser parte de Acción Nacional, mismo partido que llevó a Vicente Fox a la presidencia, detestaba a su ahora encumbrado compañero de partido y jefe del ejecutivo nacional, ni más ni menos.

       Desde ese lugar llegaría el primer fuego amigo, o los conocidos, No me ayudes que somos del mismo bando, y como figura estelar sin jugar realmente estaría el propio Scherer, pero con un alto costo, su hija.

       María Scherer Ibarra a diferencia de su hermano, quien se dedicó a la abogacía solía escribir en la revista que su padre fundó y además de gozar de ciertos privilegios, por ejemplo, tener encuentros casuales con aquellas figuras públicas que su propio semanario acusaba de estar ligadas con el narcotráfico o bien, de jugar chueco, nos referimos a las personas.

       Un hecho poco conocido por la pesada talla de su padre, pero que en los pasillos nadie ocultaba, cómo era posible que María tuviera como amigos a gente corrupta, acaso su papá no se mató para acabar con ellos, y, ella, la junior que se ponía al nivel de los hijos del presidente se le hacía normal.

       Así, el asunto en realidad era otro, un pacto entre los encombrados o bien, la perpetua tormenta de lodo entre los que acusan y los acusados, en este caso concreto, los temas de corrupción entre los que ostentaron el poder y los que lo investigaron; en dicha alianza María tomaría una decisión, aceptar entrar al juego o fingir que solo denuncia, que, al fin y al cabo, ya era casi íntima de gente acusada de corrupción, en su calidad de periodista.

       La jugada de Scherer papá fue, desgraciadamente, jugar del lado de Diego Fernánde de Cevallos en su misión de atacar a Vicente Fox, a través de una falsa llamada de Rogelio Carbajal, director editorial de Océano a María para que escribiera una biografía del, jefe Diego.

       Lo siguente sería un encuentro en la mansión del entonces senador Fernandez de Cevallos, ubicada en la calle Virreyes en las Lomas de Chapultepec, cita que obtuvo luego de una llamada por la tarde para asistir a primera hora del día siguiente, para desayunar.

       El asunto en cuestión sería la paz o la guerra, o bien, la guerra fría como en realidad ocurrió, recepción en comedor luego de estacionar su carro junto a autos de lujo, papá no estaba, pero sí el jefe Diego, que ofreció como menú pan Bimbo en una canasta y yogurt comercial de fresa en envase de un litro.

      En su reportaje de la Edición Especial por el 30 aniversario de Proceso, María Scherer publicó en las páginas 54 a 57, Desayuno en Las Lomas, donde luego de describir su aventura con, Diego, uno de los hombres más ricos de México, el entonces senador le recriminó que en su calidad de periodista no sabía escribir y luego de mostrarle la revista Proceso con su reportaje subrayado, él le dijo que mirara hacia el jardín para luego preguntarle, Qué ves, a lo que ella respondió, Una barda, para apuntarle luego a la reportera, Confundes una, barda, con una, cerca, así, María escribe que ese tema fue cerrado luego de que, Acepté de buena gana mi ignorancia.

       Mientras papá no estaba, el tiempo pasó y aún ni siquiera había hablado ella del libro, que hasta que no aceptara Diego no cobraría valor real, pero todo se esfumó, se lo dijo, y él preguntó, acaso una biografía, Sí, una biografía, ella respondió, a lo que Diego espetó, Ten paciencia, cuando me muera te dejo husmear en mis archivos.

       Las cartas habían sido tiradas ya y María no jugaría en ellas, tal vez solo sería una reflejo de lo que critica sobre los supuestos casos de corrupción de los hijos de la esposa del presidente, y, quien sí jugaría como estaba previsto fue Scherer papá; más tarde en los momentos menos previstos para los gobiernos en turno, publicaría un par de textos específicamente sobre Narcotráfico, uno de ellos un libro entrevista de Sandra Ávila Beltrán, la conocida, Reina del Pacífico, y otro, la famosísima entrevista a Ismael Zambada, el Mayo, donde el propio Scherer sale fotografiado junto al líder del Cártel de Sinaloa en la guarida del capo, en algún lugar de un gran país.

       Sobre el desayuno en Las Lomas, María relata cómo se enteró de propia voz del directivo de la editorial Océano, Sin rodeos, Rogelio me propuso que escribiera una libro sobre Fernández de Cevallos.

       La cita terminó según lo relata la misma periodista de su encuentro con el jefe Diego, Cómo está tu papá, está pleno de sus facultades mentales, preguntó él.

       Guardé silencio, francamente me desorientó.

       La edición en donde salió fotografiado Julio Scherer con el Mayo sería usada por infinidad de medios nacionales e internacionales como tema principal en sus espacios noticiosos.

SCHERER

.:.

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s